Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
aaa

Salinas (Zipaquirá, 1958) 

Volver

Sede del asentamiento muisca del zipa de Bacatá a la llegada de los españoles, Zipaquirá se encuentra en una zona rica en sal, con depósitos que pueden tener 200 millones de años. Los muiscas obtenían la sal de allí, sal que intercambiaban por productos de colectividades de otras regiones. Actualmente su extracción y refinamiento son parte fundamental de la economía del municipio. En 1958, año en que Nereo tomó estas fotografías, en las minas, administradas por el Banco de la República, convivían la producción artesanal y la industrial.

Para obtener la sal por evaporación se contaba con hornos que calentaban pozos de salmuera: agua con sal, que el vendía el Banco. Mientras en una de las fotos, en medio de la penumbra es posible ver a un trabajador realizando parte de de este proceso, en la otra se observa la sal acopiada en canastos de mimbre; en estas tomas Nereo logra una síntesis completa de este proceso sencillo y muy efectivo.

La temperatura del agua era tan elevada que en ella en podían cocinarse papas saladas y carne muy rápido, así que algunas personas instalaron un segundo negocio con la misma infraestructura: venta de comida para los visitantes. En contraste vemos la imagen de obreros, con cascos y uniformes, que preparan la dinamita en los túneles para una extracción más extensiva. Y a hombres con traje de obreros y sombreros que esperan sentados sobre bultos de sal yodada.

En este reportaje Nereo destaca también el carácter campesino de los habitantes de la zona, mediante la foto de dos hombres de espaldas, con la ruana, el vestido, el sombrero y las cotizas típicas del altiplano cundiboyacense, quienes bien podrían trabajar en la mina, en los pozos de salmuera o en la fábrica.

Documentos relacionados 

 

Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958
Zipaquirá, 1958