Brasilia, 1962
Brasilia, 1962
aaa

Introducción*

Volver

Nacido en el caribe colombiano en 1920, Nereo López ha sido un testigo excepcional de las transformaciones del siglo XX y comienzo del XXI. Él mismo representa o encarna el modelo del fotógrafo (viajero, explorador), y el desarrollo de la técnica y mirada clásica de un género descrito como fotoperiodismo. Nereo tuvo la suerte de coincidir y compartir con el “grupo de Barranquilla”, un conjunto de escritores, artistas e intelectuales ilustres. Es tal vez por las imágenes de sus reconocidos compadres por las que ha sido más conocido. Son memorables los retratos de García Márquez (desde las parrandas de la Cueva hasta recibiendo el Nobel), Alejandro Obregón, Álvaro Cepeda Samudio, Manuel Zapata Olivella, Enrique Grau y Luis Vicens, entre otros. Con ellos incluso realizó la fotografía y la actuación de “La langosta azul”, un curioso cortometraje en el que debutó como protagonista de una surreal historia en la que debió reemplazar de improviso al actor principal que nunca apareció.

Sin embargo, a nuestro parecer, hacía falta aún recopilar un cuerpo de trabajo en el que quedaran consignados no sólo la mirada novedosa y fresca del trabajo de Nereo, sino de alguna manera su trabajo más puro en el sentido estricto; se trata de un volumen que recoge una pequeña parte de la producción de Nereo, apenas puede enmarcarse en un lapso de unos 10 años (1958 – 1968, aun cuando hay dos series anteriores). Se trata entonces de un grupo de fotografías que realizó en lo que hemos querido ver como sus años más prolíficos y de mayor movimiento. Aquí encontramos al fotógrafo viajero, cronista y casi cineasta. Esta selección corresponde a grupos de fotografías que presentamos de la misma manera en que se produjeron en la vida real, esto quiere decir que hemos escogido un tipo de aproximación a las imágenes que no busca identificar piezas únicas u obras maestras (sin dejar de decir que probablemente algunas lo puedan ser) sino más bien series de imágenes que tienen narraciones de personajes o historias que sucedes en ellas. Son pequeños cortos que aunque no tienen un lenguaje cuadro a cuadro, y que pueden haber sido realizadas con lapsos de horas o tal vez días, tienen conexiones narrativas. Podemos ver incluso un recorrido a lo largo y ancho del país, desde la Guajira al Amazona y desde Quibdó hasta Yopal, contando además con un par de series realizada en Brasil.

El lenguaje escogido en términos de edición, diseño y curaduría se acerca mucho más a la manera en la cual originalmente fueron presentadas las imágenes, muchas de ellas realizadas específicamente para revistas (como Cromos y O Cruzeiro), unas publicadas, otras no, pero están inscritas en esa forma de pensamiento visual de la crónica o reportaje para la edición impresa. Fueron fotografías tomadas pensando en su posterior publicación, no como obras de arte, si no como relatos visuales, que probablemente y cómo se verá en los textos de Santiago Rueda y César Peña** estarían acompañadas de crónicas de periodistas y escritores notables.

La selección resultó ser una tarea realmente difícil; el fondo de Nereo perteneciente a la Biblioteca Nacional y por ende a todos los colombianos, es un material de una dimensión sorprendentes, resulta un muy afortunado caso en el que gracias a la generosidad del maestro, una política visionaria y el cuidado de una institución comprometida, se ha logrado conservar una acervo de casi 100.000 imágenes. Es sin duda un archivo lleno de sorpresas y a través del cual podrán contarse tanto estas historias como muchas otras más.

Descargue la exposicion completa:

Nereo López, un contador de historias

Andrés Fresneda y Juan Pablo Fajardo, editores

*Selección del texto introductorio

**Textos no incluidos en esta exposición virtual. Consulte el libro original con todos los textos y fotografías

Nereo López: un contador de historias / Biblioteca Nacional de Colombia ; textos Santiago Rueda, César Peña. Bogotá: La Silueta Ediciones, 2011