Portada del "Desengaño anatómico" de José Félix Merizalde
Portada del "Desengaño anatómico" de José Félix Merizalde, 1824.
aaa

Polémicas médicas entre neogranadinos y europeos

Volver

En su deseo por cristalizar un cuerpo de saberes ilustrados en el Nuevo Reino, el naciente gobierno republicano decidió, mediante el decreto del 22 de julio de 1823, formalizar la llamada Misión Zea. Su propósito era incorporar científicos europeos que adelantaran diversas trasformaciones en el terreno académico universitario. En el caso de la medicina, la Misión estuvo integrada por el anatomista Pedro Pablo Broc, el cirujano Bernardo Daste, el farmacéutico Esteban Goudot y Désire Ruolin, médico botánico y pintor.

Al siguiente año, más exactamente el 6 de noviembre de 1824, el médico santafereño José Félix Merizalde publicó su artículo “El desengaño anatómico”. En él, Merizalde cuestionó agudamente la calidad, la metodología, la pertinencia y el costo del Curso de Anatomía y Fisiología impartido por el médico francés Pedro Broc, miembro de la Misión Zea. En opinión del médico neogranadino, el salario del profesor francés resultaba excesivo en relación con los sueldos que devengaban los médicos locales; así mismo, consideraba que Broc no cumplía con los acuerdos establecidos en su contratación, específicamente, en lo concerniente a la enseñanza de la anatomía por medio de figuras y no en los cadáveres. También argumentaba que los conocimientos del docente, en anatomía y fisiología, eran limitados y anacrónicos.

Ese mismo año, Merizalde publicó un artículo demostrando la existencia de cátedras de Medicina y de facultativos legítimamente graduados en la ciudad de Bogotá. Seis años más tarde, en 1830, el curandero, literato, platero y relojero Domingo Rota publicó Casos felices y auténticos de medicina. Enseñan a curar males graves, con simples medicamentos. En su libro, Rota expuso aproximadamente noventa casos recogidos entre 1790 y 1800, todos ellos tratados y curados con remedios simples que estaban al alcance de los pobladores. Esta obra refleja la persistencia de la medicina no académica y la presencia de personas que ejercían el arte de curar careciendo de la formación y el título para ello. Esta polémica entre medicina académica y medicina no académica, que había surgido desde las primeras décadas de la Colonia, aún se mantenía vigente.

Documentos relacionados 

El Desengaño anatómico de 6 de noviembre de 1824 - José Félix Merizalde, Bogotá, Imprenta de Espinosa por Valentín Rodríguez Molano, 1824. 

El empírico de Bogotá [...] manifiesta que hay en esta capital cátedras de medicina y médicos legítimamente graduados - José Félix Merizalde, Bogotá, Imprenta de Espinosa por Valentín Rodríguez Molano, 1824. 

Casos felices y auténticos de medicina. Enseñan a curar males graves, con simples medicamentos - Domingo Rota, Tunja, por Vicente de Baños, 1830.