grabado proveniente del libro Preceptos generales sobre las operaciones de los partos de Joseph Ventura Pastor
Grabado proveniente del libro Preceptos generales sobre las operaciones de los partos de Joseph Ventura Pastor, 1789. 
aaa

Fundamentos de la medicina europea

Volver

Temas relacionados:

Cirugía
Fisiología
Higiene, salud pública y medicina preventiva
Materia médica y terapéutica
Patología

En este período aparecieron los primeros tratados de fisiología moderna. Empezaron a abordar y esclarecer los mecanismos y la dinámica de la digestión, la circulación sanguínea y la respiración. En el campo de la patología comenzó a cobrar cada vez más importancia la lesión anatómica, alteración localizada en las estructuras que forman el cuerpo humano. Ejemplo de ello es la obra de Giovanni Battista Morgagni (1682-1771), quien intentó encontrar la causa anatómica de las enfermedades tomando la lesión como centro de su investigación. De esta manera, relacionaba los síntomas de la enfermedad con las lesiones halladas en los cadáveres. Los hallazgos de su indagación quedaron recopilados en su trabajo De la sede y la causa de las enfermedades por indagación anatómica, obra elaborada sobre la base de medio millar de autopsias, con sus respectivos protocolos.

En el terreno de la cirugía se consolidó la transformación social y profesional del cirujano. Este dejó de ser un empírico de bajo nivel social y se transformó en un profesional de prestigio, formado en centros de enseñanza al menos tan prestigiosos como las facultades de medicina universitaria. Simultáneamente, el acto quirúrgico, apoyado en la anatomía topográfica, adquirió categoría técnica; las nuevas cirugías se acompañaron de estudios anatómicos específicos relacionados con el conocimiento del funcionamiento de los órganos y sus alteraciones en la forma y la estructura. Dichos estudios nutrieron y permitieron constituir la anatomía patológica como disciplina médica.

La botánica y los nuevos conocimientos de química tuvieron una gran influencia sobre la terapéutica. Por otro lado, las ideas de la Ilustración transformaron el campo de la prevención: la medicina y el Estado debían, además de proteger a los desvalidos, actuar pata mantener la salud del pueblo. Este principio de acción se expresó en políticas de higiene y salud pública. La vacunación masiva fue un ejemplo destacado de ello.

Instrumento quirúrgico
Grabado que representa un instrumento quirúrgico, tomado del libro Aphorismos de cirugia de Herman Boerhaave, 1774. 
aaa

Cirugía

Subir

La característica más destacada de la práctica quirúrgica en este período consistió en la revaloración de este arte y la supresión de la separación tradicional entre médicos y cirujanos. La profesionalización de los anteriores barberos-cirujanos se posibilitó gracias a la creación de las Reales Academias de Cirugía, dirigidas por los expertos de mayor autoridad de cada país. Estas instituciones permitieron regular la práctica técnica y ética de los cirujanos al conceder la titulación a todos aquellos que estaban sólidamente formados. De este modo, los cirujanos estuvieron mejor preparados para responder a los desafíos que planteaba la reorganización de los ejércitos, la navegación y los hospitales.

Por otro lado, el acto quirúrgico, antes apoyado en la comprensión anatómica por sistemas, pasó a fundamentarse en la anatomía topográfica que de manera más detallada descubrió el cuerpo en sus diversas regiones y planos de altura.

Los cirujanos del siglo de las luces se apoyaron en gran medida de la observación clínica. Así lo demuestran los diferentes tratados sobre traumatología y enfermedades óseas que contienen abundante información sobre diversos tipos de fracturas, vendajes y patologías de los huesos. También es importante mencionar los adelantos obtenidos en otros campos como la oftalmología y la obstetricia.

Documentos relacionados 


Aphorismos de cirugía Tomo I
, [Tomo II]. [Tomo III], [Tomo IV] - Hermann Boerhaave, Madrid, Imprenta de Pedro Marín, 1774.

Enfermedades compuestas, obstrucciones y heridas, operación del labio leporino.


Curso theorico-práctico de operaciones de cirugía
- Diego Velasco y Francisco Villaverde, Barcelona, Por Raymundo Marti, 1763. Disponible en la Biblioteca Digital de Castilla y León. 

Procedimientos quirúrgicos para: enfermedades de vías urinarias; enfermedades del pecho, de la garganta, de labio leporino, de varices, de ojos, de las heridas de cabeza, del miembro viril y del ano. 


Tratado teórico-práctico de las heridas de armas de fuego
- Francisco Puig, Barcelona, por Carlos Gilbert y Tutó, 1782.

Generalides de las heridas de arma de fuego, procesos de extracción, dilataciones, tratamientos, métodos curativos, heridas de las cavidades: cabeza, cara, pecho, abdomen, extremidades.   


Osteología metódica para el uso de los Reales Colegios de Cirugía
- Francisco Puig, Barcelona, por Thomas Piferrer, 1768. Disponible en Google Books.


Preceptos generales sobre las operaciones de los partos: este tratado es una explicación completa del arte obstrectice
- Joseph Ventura Pastor, Madrid, por Joseph Herrera, 1789.
  

Tratado de vendages y apósitos para el uso de los Reales Colegios de Cirugía
- José Canivell, Barcelona, en la imprenta de Teresa Pirrefer, 1763. Disponible en Google Books. 

Vena y arteria
Representación de una vena y una arteria, proveniente del libro Compendio elemental de fisiología de F. Magendie, 1828. 
aaa

Fisiología

Subir

Durante el Renacimiento ya se había planteado que los seres vivos estaban compuestos por fibras, hilillos o filamentos muy pequeños. Las investigaciones efectuadas por los microscopistas del siglo XVIII confirmaron que, en efecto, los órganos y las estructuras del cuerpo humano estaban constituidos por fibras; a partir de estos descubrimientos se empezaron a estudiar los fenómenos patológicos y fisiológicos. Entonces, la enfermedad y el funcionamiento de los órganos se explicaban por el estado duro, blando, tenso o relajado de las fibras. 

En esta época llegaron a identificarse distintos tipos de fibras como la muscular, la nerviosa y la conjuntiva. Se decía que “la fibra es para el fisiólogo lo que para el geómetra la línea, de la que todas la figuras proceden”.

La fisiología perfeccionó sus técnicas de investigación permitiendo avanzar en el conocimiento de las diversas funciones. Aparecieron entonces las primeras exposiciones sistemáticas en el terreno de la fisiología que integraron en su contenido conocimientos sobre fisiología cardiovascular, digestiva, nerviosa y respiratoria.

Documentos relacionados 


Tratado de fisiología, aplicada a la patología
- Joseph Víctor François Broussais, Madrid, Imprenta de Don Fermín Villalpando, 1828. Disponible en Google Books.
  
Composición del cuerpo humano; propiedades vitales de los tejidos; fuerza vital; leyes vitales; sentidos externos; encéfalo; estudio de las sensaciones; del instinto y de las operaciones del entendimiento; funciones orgánicas.


Historia de las flegmasías, ó, inflamaciones crónicas. Tomo I
- J
oseph Víctor François Broussais, Madrid, Imprenta de D.E. Aguado, 1828. Disponible en Google Books. 

De la inflamación en general; inflamaciones pulmonares.


Compendio elemental de fisiología. Tomo I
- François Magendie, Barcelona , En la Imprenta de la Viuda de D. Antonio Brusi, 1828.
 
Nociones preliminares de los cuerpos y de su división, relaciones de los movimientos con la voz.


Compendio de fisiología, ó, conocimiento del hombre físico y vital. Tomo I
- Juan Vicente Carrasco, Madrid, Imprenta de Don José Collado, 1817. 

Consideraciones generales sobre fisiología; funciones del cuerpo humano (funciones asimilativas).

Portada del "El Conservador de la Salud"
Portada del libro Conservador de la salud de Le Begue de Presle, 1776. 
aa

Higiene, salúd pública y medicina preventiva

Subir

Los médicos ilustrados mostraron gran interés por descubrir las raíces sociales de las enfermedades. Consideraron insuficiente el desarrollo de la higiene privada y plantearon la necesidad de una higiene pública o colectiva que regulara todos los asuntos sanitarios. También sugirieron que el Estado debía controlar y garantizar el bienestar y la salud de la población. Esta superación del tradicional enfoque individualista convirtió a la higiene en una disciplina de carácter social. 

Fue así como se presentaron progresos en la adecuación de calles, iluminación, mejoramiento de habitaciones, canalización de aguas y ventilación de cárceles y hospitales. El clima, considerado durante mucho tiempo como un factor patógeno determinante, pasó a un segundo plano relativo frente a las malas condiciones sanitarias. También se adelantaron campañas antialcohólicas.

Otro campo en el que se presentaron avances muy notables fue la medicina preventiva. Un ejemplo de ello fue el caso del médico escocés James Lind (1716-1794), quien descubrió la acción preventiva y curativa del jugo de cítricos en el caso del escorbuto. Sin embargo, el hecho más representativo en la prevención fue la vacunación contra la viruela, un hito de la medicina ilustrada.

Documentos relacionados 


El conservador de la salud, o aviso a todas las gentes acerca de los peligros que les importa evitar para mantenerse en buena salud y prolongar la vida
- Achille Guillaume Le Bègue de Presle, Madrid, en Oficina de Pedro Marín, 1776. Disponible en Google Books. 

Peligros del aire frío y seco; de los vapores; de las habitaciones; de la ventilación; basureros; limpieza de las casas; de los pozos; de los peligros del agua; de las bebidas artificiales, alcohólicas; de los expendios de alimentos (pan, carnes, pescados, granos, leche); del vestido; de la vigilia y el sueño; de las pasiones (trabajo del cuerpo y del espíritu); de las sensaciones; de la transpiración; de las mujeres públicas; de los animales venenosos; de los remedios.


Sistema físico, médico-político de la peste: su preservación y curación...
- Juan Díaz Salgado, Madrid, s.n., 1800. 


Lecciones de medicina legal y forense. Tomo I
- Mateo Pedro Orfila, Madrid, Imprenta de Repullés, 1825. Disponible en Google Books. 

Envenenamiento, venenos. 


Lecciones de medicina legal y forense. Tomo II
 - Mateo Pedro Orfila, Madrid, Imprenta de Repullés, 1825. Disponible en Google Books. 

Envenenamiento, venenos; narcóticos, animales venenosos.  

Portada del Tratado theorico-practico de la materia medica
Portada del Tratado theorico-practico de la materia medica, Iuan Rance.
aaa

Materia médica y terapéutica

Subir

En el campo de la materia médica y la terapéutica, las prácticas heredadas de los siglos anteriores se vieron renovadas por el apoyo brindado por la botánica y los nuevos descubrimientos en química. Se incorporaron numerosos remedios, tanto químicos (mercurio, arsénico, plomo, etc.) como naturales (hierbas, cereales, semillas, etc.), algunos de estos últimos procedentes de América.

Es posible constatar la presencia del naturalismo dentro de la terapéutica, hecho que condujo a la investigación de las fuerzas naturales (el clima, los fenómenos geográficos y meteorológicos, los territorios, etc.) en su relación con la salud y la enfermedad. Esta situación condujo, por ejemplo, a un nuevo auge del uso del agua dentro de la terapéutica ilustrada.

Sin embargo, no todos los sistemas farmacológicos se basaron en la botánica o la química. Otros se afirmaron en teorías fisiopatológicas que proponían nuevos supuestos sobre el tratamiento y alivio de las enfermedades. Por ejemplo, la naciente homeopatía de Samuel Hahnemann (1755-1843) y el mesmerismo o teoría del magnetismo animal de Franz Mesmer (1733-1815). Algunos médicos desarrollaron su propia taxonomía farmacológica. Tal es el caso de William Cullen (1710-1790), cuya clasificación de los medicamentos se apoyó en el conocimiento de la constitución química del ser (estequiología) y en sus doctrinas sobre la irritabilidad.

Documentos relacionados 

Nuevos elementos de therapéutica, y de materia médica: seguidos de un Ensayo sobre el arte de formular. Tomo I, [Tomo II], [Tomo III] - Jean Louis Alibert, Madrid, Imprenta de Tomás Albán, 1806. Disponible en Google Books.  

Terapéutica Medicamentos para vías digestivas


Verdad sobre el agua. Disertación histórico-crítico-médico-práctica
- Juan Pedraza y Castilla, Puerto de Santa María, Imprenta de la Casa Real de Cadenas, 1761. Disponible en Google Books.  

Uso del agua como remedio ocasional; uso de purgantes; variaciones del agua.


Cartilla de cirujanos y manual para todos. Deducida de las observaciones de Mr. Goulard
- Vicente Ferrer Gorraiz Beaumont y Montesa, Barcelona, En Imprenta de los Herederos de María Angela Martí, 1780. 

Fórmulas de preparación y aplicaciones del agua de Saturno en diversas enfermedades. 


Nuevo reglamento de medicamentos simples y compuestos
- Madrid, En la Oficina de Pantaleón Aznar, 1810. 

Catálogo de la reposición de simples y compuestos medicinales (animales y minerales); formulario quirúrgico externo (aquae).


Tratado de materia médica. Tomo I
- Guillermo Cullen, Madrid, en la imprenta de Don Benito Cano, 1792. 

v.1. De la acción general de los medicamentos en el cuerpo humano; diferentes medios de conocer las virtudes de los medicamentos y catálogo de las sustancias particulares. Suplemento.


Formulario de medicamentos
- Félix de Eguía, por Don Joachim Ibarra, 1785. 

Iglesia, detalle acuarela de la Comisión Corográfica
Portada del Tratado patológico-práctico de los tumores humorales... de Domingo Vidal, 1782.
aaa

Patología

Subir

Si bien heredó y conservó conocimientos anteriores, la patología del siglo XVIII adoptó una nueva actitud frente al cuerpo enfermo. Varias de estas actitudes se convirtieron en sistemas o teorías médicas. Sin embargo, a pesar de la tendencia, el camino seguido por la patología y la medicina clínica del siglo XVIII se configuró en gran medida en torno a una marcada corriente antisistemática. Los antisistemáticos se inclinaron hacia el eclecticismo y el empirismo.

Los médicos del siglo XVIII deseaban hacer visible lo no visto hasta entonces, se convirtieron entonces en artífices de descubrimientos y clasificaciones de las enfermedades. Se establecieron nuevos modos de observación y de descripción de las enfermedades, y se aplicaron métodos alternos de exploración del cuerpo. Se comenzó a usar el termómetro para medir la temperatura corporal, el reloj para medir el pulso arterial y otros métodos para la detección de signos físicos y químicos de la enfermedad. En este sentido fueron muy relevantes los aportes del médico inglés Thomas Sydenham (1624-1689), quien acuñó el concepto de “specie morbosa”. A partir de sus observaciones, Syndenham registraba signos y síntomas con la finalidad de clasificar las enfermedades.

En este periodo también se presentaron adelantos en la investigación necrópsica. Partiendo del racionalismo y del empirismo en las autopsias se evitó dar un diagnóstico primario, en cambio, se trataba de indagar de forma más aguda y profunda los rastros que la enfermedad dejaba en el cadáver. A ello se sumó la edición de tratados que reunían los resultados obtenidos en dichos procedimientos, ejemplo de ello fue la publicación de De Sedibus et causis morborum per anatomen indagatis de Giovanni Battista Morgagni (1682-1771).

Documentos relacionados 


Tratado patológico teórico-práctico de los tumores humorales
- Domingo Vidal, Barcelona, por Carlos Gibert y Tutó. 1782. Disponible en Google Books.
 
Heridas; úlceras y reglas generales sobre el acto de la curación en las enfermedades chirurgicas.   


Patología general. Tomo I
- François Joseph Víctor Broussais, Madrid, Imprenta que fué de García, 1829. Disponible en Google Books. 

Patología general: explicación o comento de todas las proposiciones de patología, insertas al principio de la segunda edición del examen de las doctrinas médicas.