Mapa de la Nueva Granada
Mapa de la Nueva Granada por Blaeu, colección privada.
aaa

La circulación del conocimiento en la Nueva Granada

Volver

Temas relacionados:

Una tertulia productiva y galante
Los periódicos
Demanda de libros y aparatos
Real Biblioteca de Santafé

La creación de la Real Biblioteca en Santafé, la temprana difusión de periódicos y hojas sueltas con sus artículos de opinión y anuncios comerciales, así como las tertulias letradas, todo da cuenta de la incesante actividad intelectual de los granadinos a finales del siglo XVIII.

Si bien la difusión de las noticias y la información era lenta, esta incipiente red de difusión fue generando importantes cambios culturales y políticos.

Chaleco de José Acevedo y Gómez
Chaleco del tribuno del pueblo José Acevedo y Gómez, ca. 1810, perteneciente a las colecciones del Museo Nacional de Colombia Reg. 137.
aaa

Una tertulia productiva y galante

Subir

La del Buen Gusto fue tal vez la tertulia con mayor influencia en las letras. Se reunió a partir de 1801 en la casa de la importante señora Manuela Sáenz de Santamaría, alrededor de tazas de aloja, copas de vino, mistelas y chocolate.

Contó entre sus integrantes a un buen número de escritores y dramaturgos, cuyas obras se representaron en el recién inaugurado Coliseo Ramírez. Uno de los hijos de la anfitriona, José Ángel Manrique, compuso La tocaimada. Muchos de sus asistentes acabaron vinculados al movimiento de la Independencia, entre ellos José Miguel Montalvo, autor de varias piezas teatrales y fusilado por Morillo en 1816; el antioqueño José María Salazar, colaborador del Semanariode Caldas; y el cartagenero José Fernández Madrid, cuya comedia Atala, aunque de corte neoclásico, es considerada un preanuncio del romanticismo.

Numerosas noticias de lo que se discutía en la Eutrapélica, la tertulia creada por Manuel del Socorro Rodríguez, adornan las páginas de El Papel Periódico de Santafé de Bogotá.

Documentos relacionados 

La tocaimada: poema inédito - José Angel Manrrique, Bogotá, Imprenta de la Matricaria, 1855. 

"La tertulia Eutropélica" - Papel periódico de Santafé, No. 84, Bogotá, 21 de septiembre de 1792, páginas 247 y 248. Disponible en la biblioteca digital de la BLAA.   

Prensa, ca. 1781
"Prensa de un solo golpe", ca. 1781, perteneciente a la colección del Museo Nacional de Colombia Reg. 652.
aaa

Los periódicos

Subir

Tres periódicos  llenaron de dinamismo y nuevas expectativas el período final de la Colonia en la Nueva Granada: El Papel Periódico de la Ciudad de Bogotá, dirigido por Manuel del Socorro Rodríguez y financiado por el virrey Ezpeleta, cuyo primer ejemplar aparece el 9 de febrero de 1791; El Correo Curioso, empresa privada presidida por Jorge Tadeo Lozano, publicado a todo lo largo de 1801, y el Semanario de la Nueva Granada, dirigido por Francisco José de Caldas, cuya publicación se inició a mediados de 1807 y concluyó al estallar el proceso emancipador.

En lo esencial, el propósito de los tres fue el mismo: difundir la cultura, la ciencia y la educación, alentar el progreso y buscar nuevas formas de actividad económica para despertar la colonia. En materia literaria se proclamó el dominio de las buenas letras, se disertó sobre el arte de escribir, se brindó por el predominio de las letras francesas en el mundo y se lamentó que España lo hubiera perdido.

Un género de común recurrencia fue el diálogo,forma de polemizar de manera agradable acerca de diversos temas. Muchos de los artículos aparecidos en estos tres semanarios corresponden a la crítica de las costumbres, modalidad cultivada en aquel entonces con mucho éxito por el español Gaspar de Jovellanos.

Documentos relacionados 

Correo Curioso - Jorge Tadeo Lozano y Luis Azuola Lozano, Bogotá, 1801. Disponible en la biblioteca digital de la BLAA. 

Papel periódico de la ciudad de Santafé - Manuel del Socorro Rodríguez et al., Bogotá, 1791-1797. Disponible en la biblioteca digital de la BLAA. 

Sextante
"Sextante", ilustración proveniente del libro Nociones de navegación de Dionisio Macarte Díaz.
aa

Demanda de libros y aparatos

Subir

Los anuncios aparecidos como “noticias sueltas” en los semanarios El Papel Periódico de la Ciudad de SantaféEl Correo Curioso y otros, evidencian una intensa circulación del conocimiento en el virreinato.

Se ofrecían libros en venta y se solicitaban obras de difícil adquisición (entre ellas la química de Lavoisier); se anunciaba una obra científica cuya traducción está próxima a ser concluida y luego aparecía la lista de suscriptores que ofrecían comprarla, entre los que figura el sabio Mutis; se ofrecían en venta aparatos científicos, telescopios, máquinas ópticas y hasta se anunció un jugoso premio para quien escriba el mejor ensayo sobre la forma de hacer prosperar el país.

Las cartas de Caldas, escritas por la misma época, confirman la vehemencia con que reclamaba libros de botánica e instrumentos de medición. Sin saberlo, él estaba transformando el lenguaje literario de su tiempo, al adoptar un estilo claro y exacto para referir sus exploraciones geográficas y astronómicas, muy opuesto al rebuscado y culterano de los tiempos coloniales.

La Expedición Botánica contó con corresponsales, colaboradores sueltos, simpatizantes y agregados oficiales. Lo mismo los periódicos, que no alcanzaban a publicar todas las colaboraciones y cartas recibidas. ¡Jóvenes con las narices metidas entre los libros, jóvenes discutiendo asuntos científicos, jóvenes herborizando, jóvenes experimentando! A la vuelta de dos décadas, Luis Vargas Tejada haría burla de esta fauna científica en los inolvidables versos de Las convulsiones:

Aunque en extremo joven es un sabio

que desde que salió de los pañales

ha estudiado las ciencias naturales,

está siempre observando los planetas

para arreglar por ellos sus recetas,

y tiene las paredes de su cuarto

vestidas de pellejos de lagarto;

y pasa toda entera una mañana

describiendo las barbas de una rana.

Botánico excelente no se diga

pues reconoce los cardos y la ortiga,

sabe cómo se llama el borrachero

y lo han visto cayendo un aguacero

meterse hasta el pescuezo en un vallado,

para buscar el hiperbum perforado.

Si sale por la tarde a la alameda,

ni chicoria ni malva se le queda,

y nunca deja de mascar los berros,

aunque estén orinados de los perros.

Documentos relacionados 

Correo Curioso - Jorge Tadeo Lozano y Luis Azuola Lozano, Bogotá, 1801. Disponible en la biblioteca digital de la BLAA.

Carta N° 7, fechada en Dagua, diciembre 9 de 1795- en Cartas de Caldas, Francisco José de Caldas,  Alfredo Bateman y Jorge Arias De Greiff eds., Bogotá, Academia Colombiana de historia, 1978, páginas 24-26.   

Carta de Caldas a su amigo Santiago Pérez de Arroyo, dándole noticia de sus exploraciones y rogándole el envío de libros y aparatos científicos 

"Venta"Papel periódico de Santafé, No. 11, Bogotá, 21 de septiembre de 1792, página 87. Disponible en la biblioteca digital de la BLAA.

"Quién quisiere comprar un buen telescopio aeromático, ocurra a la tienda que hace esquina baxo de la casa de D. Manuel Montes, frente a la de D. Jorge Lozano y se dará razón de su precio".    

Busto del virrey Ezpeleta
Busto del virrey Ezpeleta. 
aaa

Real Biblioteca de Santafé

Subir

Conformada con 13.800 libros confiscados en trece colegios administrados por los jesuitas tras su expulsión de la Nueva Granada, la biblioteca pública fue desde un comienzo un centro de la circulación del saber.

Contribuyó mucho a esto Manuel del Socorro Rodríguez, su verdadero primer bibliotecario, traído de Cuba por el virrey Ezpeleta. Además de incorporar al fondo 200 nuevos ejemplares de su colección particular, Rodríguez abrió en la biblioteca cursos de idiomas extranjeros, mitología griega y romana, gramática, ortografía, teología y política. También estableció allí la Tertulia Eutrapélica, cuyos integrantes se reunían todas la noches para “pasar tres horas de honesto entretenimiento, discurriendo sobre todo género de materias útiles y agradables”.

Índice general de los libros que tiene la real biblioteca de Santafé de Bogotá, establecida en 1776. Nota inicial de don Manuel del Socorro Rodríguez aclarando que al tomar posesión de la biblioteca, en 1790, faltaban varias obras de las citadas en el índice, y advertencia (al final) en que hace donación de sus manuscritos a la biblioteca.

Documentos relacionados 

Índice general de los libros que tiene la real biblioteca de Santafé de Bogotá, establecida en 1776 - Manuel del Socorro Rodríguez, manuscrito, 1807. 

Índice general de los libros que tiene la real biblioteca de Santafé de Bogotá, establecida en 1776. Nota inicial de don Manuel del Socorro Rodríguez aclarando que al tomar posesión de la biblioteca, en 1790, faltaban varias obras de las citadas en el índice, y advertencia (al final) en que hace donación de sus manuscritos a la biblioteca.