La Biblia del Oso. Traducción de Casiodoro de Reina - Cipriano de Valera. En la librería de Daniel y David Auvrij y Clement Schleich, 1622.

 La Biblia del Oso

Disfruta la BIblia del oso en formato flip.

La traducción al castellano de la Biblia y la publicación de la conocida Biblia del Oso nos remiten directamente a un hecho de extraordinaria trascendencia en la historia del mundo cristiano. Se trata de la fractura que se dio en el seno de la Iglesia cristiana a comienzos del siglo XVI, motivada por varios movimientos protestantes. Uno de ellos, el de Martín Lutero, fue sumamente influyente por el apoyo que encontró en varias naciones del norte de Europa, además de Inglaterra. Lutero condenó al papado por su falta de humildad, pero también postuló todo un conjunto de consideraciones sobre principios doctrinales. Parte importante de su reforma comenzaba por permitir que el pueblo tuviera acceso a los textos bíblicos. Tarea que él mismo emprendió llevando a cabo la traducción al alemán de escritos que hasta entonces se consideraban de exclusivo conocimiento de los clérigos. De hecho, Lutero se enfrentó a la oposición de una Iglesia que se oponía a la vulgarización de los textos que contenían los misterios de la fe.

En la época, España se había convertido en uno de los principales bastiones del catolicismo. Recordemos que los reyes Fernando e Isabel fueron llamados los Reyes Católicos. El Tribunal de Inquisición había sido reactivado para perseguir judaizantes, pero con los nuevos hechos se le sumó el control de la herejía protestante. A pesar de ello, la influencia del luteranismo llegó a España, especialmente, mediante publicaciones impresas procedentes de Francia. La ciudad de Sevilla, por ser un puerto abierto, parece haber sido lugar de circulación de personas e ideas poco ortodoxas. Aunque respecto a nuestro asunto tiene particular importancia el Monasterio de San Isidoro del Campo, de monjes jerónimos, situado en las afueras de la ciudad. Allí un grupo de monjes bajo el liderazgo del prior Garci Arias habían adoptado el protestantismo. En 1557, informado el Tribunal de Inquisición sobre sus actividades procedió contra ellos, sólo que estos habían huido a Ginebra buscando refugio. Tiempo después, en 1562, en un auto de fe sus efigies fueron quemadas acusados de herejía.

Una de las personas que había introducido las ideas luteranas en España fue Julián Hernández, mejor conocido como “Julianillo”. Era un comerciante español convertido al protestantismo. Tal vez por su aspecto, demasiado delgado y jorobado, en las aduanas pasaba desapercibido. Ocultos en toneles de vino, Julianillo logró introducir muchas copias del Nuevo Testamento traducido al castellano. Sin embargo fue delatado por un mesonero a quien había regalado un ejemplar. Julianillo murió en la hoguera en su natal Sevilla en 1560.

Casiodoro de Reina, uno de los monjes jerónimos que huyó a Ginebra, había ingresado al convento a la edad de 10 años. Se dice que había nacido en Badajoz hacia 1520. Así que cuando vino la persecución inquisitorial era un fraile adulto y con una elevada formación. Reina no congenió con las ideas calvinistas dominantes en Ginebra y se trasladó a Londres con otros de sus compañeros. Allí fueron acogidos por la reina Isabel I y, en 1562, Casiodoro fue ordenado pastor de la iglesia de Inglaterra. En ese momento cuando inició la traducción de la Biblia al español. Actividad que continuó en Amberes, a donde se trasladó huyendo de falsas acusaciones. Además de la traducción, Reina escribió uno de los primeros libros contra la inquisición española: Algunas artes de la inquisición española. Firmado bajo el seudónimo de Reginaldus Gonzalvius Montanus y escrito en latín, luego fue traducido al inglés, alemán y holandés.

Reina consiguió publicar su traducción en 1569, en Basilea, gracias a las contribuciones de algunos de sus seguidores. Del tiraje de 2.600 ejemplares, una vez se descubrió que su portada llevaba un oso alcanzando un panal de abejas, muy pocos se salvaron de la persecución inquisitorial. Sin embargo, la Biblia del Oso fue conocida en distintos países. Su gran novedad reside en ser la primera traducción y publicación completa de la Biblia vulgata latina de Jerónimo de Estridón, versión oficial para toda la iglesia católica. Años después, Cipriano de Valera, compañero de Casiodoro de Reina desde el monasterio de Sevilla, se dedicó a revisar y corregir su publicación. En 1602, en Ámsterdam, apareció la Biblia que se acredita a Reina-Valera y que se conoce con el nombre de la Biblia del Cántaro. En su portada aparecen dos hombres que cultivan un surco, uno de ellos lleva en sus manos un cántaro que vierte agua a la tierra.

Casiodoro de Reina murió en Frankfurt, en 1594. Los grupos protestantes, especialmente de filiación luterana, exaltan su memoria. Reivindican el heroísmo de todos los jerónimos españoles que dieron luces en una época de oscuridad.

La Biblia que ha pervivido en la Biblioteca Nacional de Colombia tiene como fecha de impresión el año 1622 y en su portada aparece un Pegaso. Lo cual quiere decir que este ejemplar pertenece a la edición de 1602, sometida a cambios para esquivar la Inquisición, o corresponde a una reimpresión que efectivamente se realizó en el año de 1622. La Biblia del Oso siempre estuvo en el índice de libros prohibidos por la Inquisición. No sabemos cómo llegó a América. Es probable que para cruzar el océano Atlántico y burlar los controles de la Inquisición, sus editores decidieran cambiar las imágenes del Oso y del Cántaro. Seguramente, durante la época colonial, hizo parte de alguna de las bibliotecas de la Compañía de Jesús y después, con su expulsión, pasara a manos de algún particular, que la vendió o regaló a Rufino José Cuervo, el gran lingüista colombiano. Sabemos de la propiedad de Cuervo por la presencia de su exlibris en una de sus páginas.

Pablo Rodríguez J. Historiador.

Agradecimientos a Nidia Delgado, quien hizo realizó el trabajo de digitalización de esta obra.