Fragmento de proclama: "La voz del pueblo"
Fragmento de proclama: "La voz del pueblo", imprenta de Salazar, por Fernando Patria, 1826.
aaa

El tribunal de la opinión pública

Volver

Poco a poco, el nuevo espacio de la comunicación fundado por la libertad de imprenta, desde tiempos de los primeros estados independientes, iría adquiriendo la denominación de opinión pública. Esta se consolidaría como el medio legítimo de resolución de conflictos políticos y de discusión de los asuntos de competencia pública, permitiendo la comunicación entre ciudadanos iguales, así como entre estos y el Estado mismo. Se suponía que la existencia de la opinión pública permitiría el sano desarrollo de la nación y contribuiría a la fundación de una sociedad más equitativa y justa. La importancia que fue cobrando este nuevo actor en la vida política se demuestra en la consolidación de la cultura de los semanarios, y en la multiplicación de las imprentas y los impresores en los principales centros urbanos de la República de Colombia. Aunque la prensa pudo haber sido uno de sus exponentes más importantes, los papeles sueltos, de acceso más rápido a quien quisiera publicar, constituyen una importante fuente de comprensión de lo que fueron nuestras tempranas formas de comunicación política.

Documentos relacionados

"La voz del pueblo". El caso de Pioquinto Rojas (1826) - "El público", Bogotá, Imprenta de Salazar, 30 de abril de 1826. 

En el año de 1826, la pequeña ciudad de Bogotá se vio sacudida por el caso del joven Pioquinto Rojas, de quien se decía había sido sometido a torturas físicas por parte de dos importantes senadores de la República, la esposa y el hijo de uno de ellos. Tal fue el alboroto causado por estos escandalosos rumores, que incluso se abrió un periódico, El Curioso, cuyo único fin era seguir el caso de Rojas. Se tiene noticia de por lo menos más de media decena de hojas sueltas relativas a estos hechos.