Portada de El nuevo príncipe.
Portada de El nuevo príncipe.
aaa

El ensayista

Volver

El ensayo es uno de los géneros más cultivados por los intelectuales en América Latina y por lo tanto no fue extraño para Caballero Calderón. Sus reflexiones, en general, se originaron tanto de su experiencia periodística, como de sus innumerables viajes por América y Europa.

A comienzos de 1937, cuando emprendió su primer viaje rumbo a Brasil y a Chile, tomó conciencia de las grandes similitudes pero también de las hondas diferencias entre los distintos países del continente. El sueño bolivariano de una gran nación americana se le convirtió en una obsesión. De este primer viaje naceríanSuramérica tierra del hombre (1942) y Latinoamérica, un mundo por hacer(1944).

En 1945 apareció El nuevo príncipe, ensayo sobre las malas pasiones, un libro de “consejos para gobernantes y no para gobernados”. En 1947 publicó Breviario del Quijote, un estudio sobre los personajes, la época y la hispanidad, y una invitación a leer El Quijote. Y un año después, Cervantes en Colombia, una antología de textos sobre el Quijote a cargo de varios ensayistas colombianos.

De regreso al país, en 1949, escribió Cartas colombianas, una suerte de ensayo epistolar dirigido a un lector imaginario, sobre el ser colombiano. En 1950 aparecería Ancha es Castilla, su testimonio de amor, pasión y devoción por España.

Luego de los viajes que hizo por España, Alemania, Portugal e Italia reflexionó sobre las relaciones entre Europa y América. De ahí nació Americanos y europeos (1956). En 1960, Caballero regresó de nuevo a los problemas del país. Publicó su Historia privada de los colombianos, en la cual reflexionó sobre nuestra “caótica e incoherente realidad nacional”.