Caballero. Ilustración proveniente del Codex Trujillo, Tomo I
Caballero. Ilustración proveniente del Codex Trujillo, Tomo I
aaa

Preámbulos criollos (1630-1740) 

Volver

Temas relacionados:

Literatura edificante
Oratoria y retórica
Historia, derecho y otros temas

La ausencia de imprenta durante los dos primeros siglos de cultura colonial no fue un obstáculo para que surgiera y se consolidara una conciencia criolla que valorizara la importancia del conocimiento y la escritura de libros. Los escritores produjeron sus textos y, gracias a la contribución de protectores y mecenas –ya fueran órdenes religiosas o personas prestantes–, contaron con los recursos para publicarlos en imprentas europeas, principalmente en España y en ocasiones en los países bajos e Italia.

La mayor parte de estos autores neogranadinos fueron religiosos de diversas órdenes, entre los cuales se destacaron los jesuitas. Algunos de estos fueron muy prolíficos, como Pedro Mercado S.J., quien publicó más de veinte libros. Algunos de sus libros contaron con muchas ediciones y fueron traducidos a varios idiomas. Por ejemplo, La destrucción del ídolo ¿qué dirán?, se tradujo al italiano y al latín, con ediciones en Madrid, Venecia, Génova y Viena.

Otros autores fueron españoles instalados tempranamente en la Nueva Granada, donde adquirieron las herramientas necesarias para producir textos bajo la misma dinámica: se enviaban a Europa, donde después de un largo proceso de licencias y permisos civiles y eclesiásticos finalmente eran publicados. Un libro podía tardar hasta quince años, en ocasiones más, para ser publicado.

Grabado de la imagen de la Virgen de Chiquinquirá, 1735.
La virgen de Chinquinquirá, grabado proveniente del libro Verdadera historica relacion del origen, manifestacion, y prodigiosa renovacion por si misma, y los milagros de la imagen de la sacratissima Virgen Maria, Madre de Dios Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá de Imagen proveniente de Fray Pedro de Tobar y Buendía, 1735. 
aaa

Literatura edificante

Subir

La mayor parte de las expresiones culturales de la sociedad colonial eran de naturaleza religiosa, debido a que el cristianismo tenía una importancia central. La literatura edificante cubría diferentes espacios de escritura, desde el género llamado “vidas ejemplares”, hasta textos morales y aquellos que daban indicaciones de cómo ser buenos cristianos. Las vidas ejemplares, escritas en su mayor parte por criollos, pretendían destacar las virtudes de otros criollos neogranadinos que habían llevado una vida cristianamente destacada y, en la mayor parte de los casos, habían muerto en “olor de santidad”. Estos son los casos de Pedro Claver, Bernardino de Almansa o la monja Francisca del Niño Jesús. Pero no todos eran clérigos. También se destacan mujeres laicas como Francisca de Zorrilla y Antonia Cabañas.

Este tipo de literatura edificante se complementó con textos morales que aportaban pautas de comportamiento, como el Cristiano virtuoso de Pedro Mercado o El secular religioso de Juan del Toro –una especie de manual de urbanidad cristianizado–. Otras obras de poética e historia pretendían enseñar sobre la vida de santos (Domínguez Camargo y Solís de Valenzuela) o la historia de las imágenes milagrosas. Tal es el caso del libro de Pedro Tobar y Buendía sobre la Virgen de Chiquinquirá.

Documentos relacionados 

Vida y virtudes de la venerable Madre Francisca María de el Niño Jesús, religiosa ... de Carmelitas Descalzas de la ciudad de Santa Fé, dedicada a la serenísima reyna de los Angeles María... - Fray Pedro Pablo de Villamor, Madrid, por Juan Martínez Cafas, 1723. 

El secular relijioso, para consuelo y aliento de los que viviendo en el siglo pretenden lograr el cielo - Juan Bautista de Toro, Madrid, por Francisco del Hierro, 1721.
 
Verdadera historica [...] de la prodigiosa renovacion [...] y los milagros de la imagen de la sacratissima Virgen Maria, Madre de Dios Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá - Pedro Tobar y Buendía, Madrid, por Antonio Marín, 1735. 

Panegyrico sagrado en alabanza del Serafin de las soledades, San Bruno, fundador y patriarca de la Sagrada Cartuja - Pedro Solís de Valenzuela, Madrid, por Diego Dias de la Correa, 1647. 

Epitome breve de la vida y muerte del Ilustrissimo Dr. Don Bernardino de Almansa- Pedro Solís de Valenzuela, Madrid, por Diego Dias de la Correa, 1647. 

Vida Illustre en Esclarecidos Exemplos de Virtud de la Modestisima y Penitente Virgen Doña Antonia de Cabañas , [segunda parte] - Diego Solano, Manuscrito. 

El cristiano virtuoso: con los actos de todas las virtudes que se hallan en la santidad - Pedro Mercado, Madrid, por Joseph Fernández de Buendía a costa de Lorenzo Ibarra, 1673. Disponible en Google Books.  

S. Ignacio de Loyola, fundador de la Compañia de Iesus: poema heroyco. obra postuma - Hernando Domínguez Camargo, Madrid, por Ioseph Fernández de Buendía, 1666.
 
S. Ignacio de Loyola, fundador de la Compañia de Iesus: poema heroyco: obra postuma. Poema heroico en el que el autor neogranadino Domínguez Camargo relata los pasajes de la vida del fundador de la Compañía de Jesús. Narra los milagros, su penitencia y su camino hacia la santidad hasta la fundación de la Compañía de Jesús, que se oponía a la "herejía" –en palabras del poeta– luterana. En términos generales es la transición de la vida de un hombre que, a través de la penitencia y el estudio, se convierte en un santo inducido por las señales de Dios.

Lengua eucarística del hombre bueno - Fray Cristobal de Torres, Madrid, por Pablo de Val, 1665.

De la exemplar vida y muerte dichosa de Doña Francisca Zorrilla - Gabriel Alvarez de Velasco, Alcalá, en el Colegio de Santo Tomás, 1661.
 

Grabado en madera de Nta. Sra. del Rosario, 1712
Grabado en madera de Nta. Sra. del Rosario, proveniente del libro Breve explicación de las reglas de los pretéritos quarto, y quinto de Fray Diego Canali, 1712. 
aaa

Oratoria y retórica

Subir

La oratoria y el sermón ocuparon un importante lugar en la cultura colonial, pues se trataban de “medios de comunicación masivos”. El sermón no se encontraba circunscrito a los templos en los momentos de la liturgia como ocurre hoy día. Las características de la cultura barroca, como la exaltación de los sentidos, la teatralidad y el movimiento, le proporcionaron a los sermones sus particularidades: se teatralizaban, se representaban y se actuaban.

El sermón era una encrucijada entre la cultura oral y la escrita: reflejaba una tradición afincada en la memoria y en el discurso oral, pero también en lo letrado que traía consigo la imprenta.

Los libros de sermones circularon ampliamente y sirvieron para la meditación, aprenderlos de memoria o producir nuevos sermones. Este era el ejercicio más perfecto de retórica. De la importancia del sermón y de la retórica habla precisamente la producción de textos que enseñaban cómo producirlos. La tradición barroca la abrió Luis de Granada, pero encontró eco en el Nuevo Reino de Granada con la obra de fray Martín de Velasco. Antonio Ossorio de las Peñas, con su sermonario de tres volúmenes Maravillas de Dios en sus santos, fue uno de los más famosos predicadores santafereños de mediados del siglo XVII.

Documentos relacionados 

Arte de sermones, para saber hazerlos y predicarlos - Fray Martín de Velasco, Cádiz, por el Alférez Bartolomé Núñez de Castro, 1677.
 
Breve explicación de las Reglas de los preteritos Quarto, Y Quinto, con algunas practicas, que facilitan el aprovechamiento á la Juventud segun se enseña en la Universidad de Santo Thomás y Colegio de Rosario - Diego Canali, Roma, Imprenta de Juan Francisco Chracas, 1712. 

Maravillas de Dios en su Madre - Antonio Ossorio de las Peñas, Madrid,por Joseph Fernández Buendía, 1668.
 
Sermones de las maravillas de Dios en si mismo, [segunda parte] - Antonio Ossorio de las Peñas, Madrid, Por Domingo García y Morrás, 1649. 

Ilustración alegórica
Ilustración proveniente del libro De usu et abusu doctrinae Divi Thomae, pro Xaveriana Academia Collegii Sanctafidensis in Novo Regno Granatensi de Juan Martínez de Ripalda,1704.
aa

Historia, derecho y otros temas

Subir

En sentido estricto, los libros de historia escritos en los siglos XVII y XVIII formaron parte de la literatura edificante ya que la historia se consideraba “maestra de vida”. Es decir, al conocer las acciones de los hombres y mujeres en el tiempo, se podía mostrar un cuadro de virtudes que debían ser imitadas y vicios que debían ser rechazados. Las historias que se escribieron en el Nuevo Reino de Granada respondieron a estos intereses. Juan Flórez de Ocáriz, por ejemplo, pretendía mostrar con sus famosas genealogías la relación entre los lazos de sangre de los habitantes de estos territorios y su virtuosidad. Otros escribieron historias de las órdenes religiosas, como el jesuita Pedro Mercado o el dominico Alonso de Zamora, para mostrar los resultados de su labor evangelizadora.

El derecho, la teología y la filosofía también produjeron resultados. Desde comienzos del siglo XVII, las pocas universidades neogranadinas instruían en estas ciencias. Sus egresados –abogados, filósofos y teólogos neogranadinos– produjeron textos, muchos de los cuales se emplearon para la enseñanza en las mismas universidades, como el libro de Martínez de Ripalda, profesor de la Universidad Javeriana colonial.

Documentos relacionados 

Historia general de las conquistas del Nuevo Reyno de Granada, [segunda parte], [tercera parte] - Lucas Fernández Piedrahita, Amberes, por Juan Baptista Verdussen, 1688.

Definitionarium morale, sive, Definitiones theologiae moralis consessariis valde utiles, ac necessariae - Juan Bautista de Toro, Córdoba, Imprenta del Colegio de la Asunción por Francisco de León y Mesa, 1730. 

Constituciones del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, en la ciudad de Bogotá, hechas y ajustadas por su insigne fundador y patrono, el ilustrisimo señor maestro dr. fr. Cristobal de Torres - Fray Cristobal de Torres, Madrid, por Juan Nogues, 1666. 

Historia de la conquista y poblacion de la provincia de Venezuela. Primera parte, [segunda sección del texto] - José de Oviedo y Baños, Madrid, Imprenta de Gregorio Hermosilla, 1723. 

Historia de la Provincia del Nuevo Reino y Quito de la Compañía de Jesús - Pedro Mercado, Bogotá, Biblioteca de la Presidencia de Colombia, 1957. 

De usu et abusu doctrinae Divi Thomae, pro Xaveriana Academia Collegii Sanctafidensis in Novo Regno Granatensi, etc - Juan Martínez de Ripalda, Lieja, por Guillermo Henrique Streel, 1704. 

Libro primero de las genealogías del Nuevo Reyno de Granada - Juan Flórez de Ocaríz. Madrid, por Joseph Fernández de Buendía, 1674. 

Discurso breve del uso de exponer los niños en que se propone lo que observo la antigüedad, dispone el derecho, y importa a las repúblicas - Luis de Brochero, Sevilla, por Simón Faxardo, 1627.
 
Es un tratado sobre las costumbres y ritos de exponer (abandonar a la muerte) niños en distintas naciones y tiempos. Sobre el derecho de que quien alimentase y criase uno de estos niños pudiese esclavizarlo a su servicio. Expósitos son abandonados naturales y bastardos,trata sobre sus tipos.

Tractatus, seu, Tertia pars De privilegiis meserabilium personaru - Gabriel Alvarez de Velasco, Madrid, Apud Viduam Ildefonsi Martin, 1636. 

D. Gabrielis Alvares de Velasco... judex perfectus seu, de judice perfecto Christo Jesu Domino Nostro Unice Perfecto, vivorum et mortuorum judici dicatus, cum indicibus necessariis in hoc volumine contentis, [segunda parte] - Gabriel Alvarez de Velasco, Lausana y Cologny, por Marci-Michaelis Bousquet et Sociorum, 1740. 

D. Gabrielis Alvarez de Velasco vallisoletani, novi regni granatenfis senatoris, de privilegiis pauperum et miserabilium personarum ad legem unicam Cod. quando imperator inter pupillas et viduas, aliasque miserabiles personas cognoscat: tractatus in duas - Gabriel Alvarez de Velasco, Lausana y Cologny, por Marci-Michaelis Bousquet et Sociorum, 1740.