Disputas sobre la expresión territorial de los proyectos de nación

El General Mosquera, figura central de las disputas geográficas de mitad de siglo XIX

Disputas sobre la expresión territorial de los proyectos de nación

La creación de la República de Colombia (o Gran Colombia, como se le conoce actualmente) con la Ley Fundamental de 1819 no garantizó el reconocimiento internacional del nuevo país. Aún faltaban muchas batallas en suelo americano contra las tropas españolas y un intenso trabajo de gestión diplomática y comercial ante potencias europeas de cara a lograr este reconocimiento.

 

La geografía y la cartografía de la década de 1820 se enmarcan en las dificultades de dicho reconocimiento, así como en la necesidad de lograr internamente la estabilidad política y la cohesión territorial del nuevo país. El fracaso del proyecto de unidad colombiano con la separación de Venezuela y Ecuador en 1830 generó una crisis de gobernabilidad y ordenamiento del territorio en la Nueva Granada que impidió por varias décadas la construcción de una geografía y una cartografía oficial del país.

 

En la década de 1850, la Comisión Corográfica fue el mayor esfuerzo en esta dirección. A pesar del intenso trabajo de campo y de sistematización de fuentes existentes, el trabajo quedó inconcluso tanto por la muerte de su responsable principal, elgeneral Agustín Codazzi, como por las intensas tensiones político-territoriales en las que se encontraba el país a principios de la segunda mitad del siglo XIX. Prueba de ello es una de las controversias geográficas más politizadas y agrias de la historia colombiana, que enfrentó al presidente Tomás Cipriano de Mosquera con el ex presidente Manuel Murillo Toro en la década de 1860, llevando al país al borde de una guerra civil. En el trasfondo de la controversia, además de querellas personales, se encontraban diferencias ideológicas profundas entre distintas redes regionales de poder sobre la organización político-territorial del país, la identificación y delimitación de tierras del Estado y la definición de las fronteras internacionales con los países vecinos, principalmente con el Brasil.

 

Sólo hasta la década de 1870, el régimen liberal empezó a estructurar un sistema de educación nacional que buscaba ayudar a consolidar la organización territorial oficial emanada de la Constitución de 1863, a su vez inspirada en los resultados de la Comisión Corográfica. Así, en las escuelas públicas se diseminaron centenares de mapas, atlas y textos de geografía cuya información (tanto la incluida como la excluida) reflejaba lo que el gobierno liberal deseaba enseñar a los habitantes del país.

 

El intento de popularizar la imagen ideal de un territorio uniformemente “nacional” a través de la difusión de mapas y geografías oficiales en las escuelas no siempre coincidió con las visiones regionales y cotidianas de los “ciudadanos” ni con los miembros de la Iglesia católica y del Partido Conservador. A finales del siglo XIX y en el contexto de la llamada "Regeneración"y de la hegemonía conservadora, se llevó a cabo el esfuerzo decimonónico más importante de difusión y homogenización de la cartografía y la geografía oficial, en el marco de crecientes disputas fronterizas con los vecinos y de la construcción centralista de un imaginario de nación bajo el lema de un territorio, una lengua y una nación.

 

La pérdida de Panamá en 1903, las guerras del caucho en la región Amazónica y otras dinámicas históricas de las primeras décadas delsiglo XX generaron sus propias cartografías y geografías, aún por examinar críticamente en relación con la historia científica y política del país.