Cine y Video Experimental

Volver a la Presentación

_________________________________________________________________________________________

CINE EXPERIMENTAL EN COLOMBIA

“Recuperación de la Memoria del Cine Experimental en Colombia”, es un proyecto realizado con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Fundación Patrimonio Fílmico y la Biblioteca Nacional de Colombia. Se trata de la recuperación, restauración, preservación y divulgación de una producción cinematográfica de gran valor que se encontraba dispersa y con alto riesgo de desaparecer, de hecho muchas películas desaparecieron.

En esta página se pueden ver las películas que hemos recuperado e información sobre las mismas. Las obras están también disponibles en los archivos físicos de la Biblioteca Nacional de Colombia y en la Fundación Patrimonio Fílmico en una colección en formato DVD.

Pioneros del cine y el video experimental en América Latina (Texto de Arlindo Machado) - Cine experimental en Colombia (Texto de Marta Lucía Vélez) - ¿Qué es cine experimental? - Los de “la Cueva” - Caliwood - Los Torreros -

 

 
 

LA LANGOSTA AZUL
Alvaro Cepeda Samudio, Enrique Grau, Luis Vicens, Gabriel García Márquez
1954
16mm
29 minutos

  RAPSODIA EN BOGOTÁ
José María Arzuaga
1963
35mm
24 minutos
 

PASION Y MUERTE DE
MARGARITA GAUTIER
Enrique Grau Arújo
1964
8mm
24 minutos

 

 
 

MARIA
Enrique Grau Arújo
1966
8mm
90 minutos

 

  FAUSTINO
Luis Mogollón y Gastón Lemaitre
1964
8mm
10 minutos 12 segundos
  NUNCA COMAS FLORES
Hernando Lemaitre y Luís Mogollón
1966
8mm, color, sonora
2 minutos
 
 

LAS VENTANAS DE SALCEDO
Luis Ernesto Arocha
1966
16mm
6 minutos

 

  AZILEF
Luis Ernesto Arocha
1971
16mm
8 minutos
  LA OPERA DEL MONDONGO
Luis Ernesto Arocha
1974
35mm
12 minutos
 
 

AUTORRETRATO DORMIDO
Luis Ospina
1971
Súper 8
3 minutos

 

  ANGELITA Y MIGUEL ÁNGEL
Luís Ospina
1991
U-matic
25 minutos
  AGARRANDO PUEBLO
Luis Ospina y Carlos Mayolo
1978
16mm
28 minutos 33 segundos
 
 

MÍNIMOS SEMÁNTICOS
Guilles Charalambos
1977
super 8mm, b/n, silente

2 minutos 30 segundos

 

 

NO PUEDO LEER BIEN
Guilles Charalambos
1977
super 8mm, b/n, silente
2 minutos 30 segundos

 

PAISAJISMO RÁPIDO
Guilles Charalambos
1977
super 8mm, b/n, silente
2 minutos 20 segundos

 

 
 

EL JAMÓN DEL DIABLO
Tolín de la Vega
1978
8mm
37 minutos

 

  POR LA MAÑANA
Patricia Restrepo
1979
16mm, color, sonora
8 minutos
  MOMENTOS DE UN DOMINGO
Patricia Restrepo
1985
super 16mm, color, sonora
25 minutos   
 
 

AMANECER
Carlos Gaviria
1980
16mm, color, sonora
12 minutos

 

  MALETAS
Luis Alberto Restrepo
1980
16mm
6 minutos 30 segundos
 

TAXI
Luis Alberto Restrepo
1982
16mm, color, sonora
11 minutos 17 segundos

 
 
 
 

HILO CARACOL Y PUNTO
Sergio García
1984
16mm,color, sonora
38 minutos 6 segundos

 

  SATANÁS AQUÍ NO ENTRARÁS
Sergio García, Verónica Mondegar y
Diego García
1985
16mm, b/n, sonora
2 minutos 14 segundos
  CIUDAD PERDIDA
Sergio García y Diego Forero
2005
35mm, color, sonora
9 minutos
 

_________________________________________________________________________________________

CINE EXPERIMENTAL EN COLOMBIA

volver arriba

Marta Lucía Vélez

“Recuperación de la Memoria del Cine Experimental en Colombia”, es un proyecto realizado con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Fundación Patrimonio Fílmico y la Biblioteca Nacional de Colombia. Se trata de la recuperación, restauración, preservación y divulgación de una producción cinematográfica de gran valor que se encontraba dispersa y con alto riesgo de desaparecer, de hecho muchas películas desaparecieron.
En esta página se pueden ver las películas que hemos recuperado e información sobre las mismas. Las obras están también disponibles en los archivos físicos de la Biblioteca Nacional de Colombia y en la Fundación Patrimonio Fílmico en una colección en formato DVD.

Este proyecto “Recuperación de la Memoria del Cine Experimental en Colombia” es apenas una primera aproximación hacía un mapeamiento de un cine que muchos de los interesados en este tema sabíamos de su existencia pero que no nos habíamos puesto en la tarea de buscarlo analizarlo y sistematizarlo para darle el valor que merece. Una producción de gran valor que refleja inquietudes culturales, estéticas y narrativas dentro de grupos independientes, en diferentes regiones colombianas, desde los años 1950. En Barranquilla Luís Ernesto Arocha, Álvaro Cepeda Samudio, ambos pertenecientes al célebre Grupo de la Cueva. En Cartagena, Enrique Grau, Tolin de la Vega, Luís Mogollón, Gastón Lemaitre y Hernando Lemaitre. En Cali, Carlos Mayolo y Luís Ospina, fundadores del llamado Grupo de Calí o Caliwood En Bogotá, Luís Alberto Restrepo, Erwin Goguel, Jorge Aldana, Sergio García y Luís Crump del llamado grupo “Los Torreros”. Seguramente entre muchos otros que seguiremos en la tarea de rastrear.

Este cine independiente fue durante muchos años desvalorizado y sobretodo desconocido, tal vez, por el hecho de ser una producción que no encaja dentro de las categorías convencionales del mercado, limitadas éstas a clasificar las producciones como ficción o como documental, por lo tanto terminó siendo un cine des-generado y por lo tanto nadie se ocupó de él. También, por el hecho de ser producciones independientes, realizadas fuera de las instituciones culturales, de los medios de comunicación y de los formatos y duraciones que estas consideran, no entró en los circuitos de divulgación y promoción. Tampoco ayudó mucho la exclusión de la categoría de experimental audiovisual dentro de las convocatorias públicas colombianas, por lo menos antes del año 2010. Y para rematar, en la década de 1990 se intensificó en Colombia la implantación de la famosa política de Economía y Cultura, con la ayuda del CAB, Convenio Andrés Bello. Esta política considera que los productos audiovisuales financiados por el estado deben ser, o al menos intentar serlo, rentables. Imagínese entonces el dislocamiento del cine experimental, en este contexto.

¿Qué es cine experimental?

volver arriba

Para una aproximación a la definición de cine experimental me remito a un fragmento del texto “Pioneros del Video y el Cine Experimental en América Latina” de Arlindo Machado, de Brasil, en el que de manera clara y sencilla nos acerca a la definición de este género audiovisual y que muy amablemente nos ofreció para esta iniciativa. (El texto completo se puede consultar en esta página).

“¿Pero qué es experimental? Hasta los años 1960 se acostumbraba a clasificar las películas como “documentales” o “ficciones” y no había mucha margen de maniobra para salir de esa dicotomía simplificadora. Pero había una producción emergente, en volumen cada vez más expresivo, sobretodo fuera del circuito comercial, que en hipótesis alguna cabía en esa clasificación obsoleta. Cuando Stan Brakhage comienza a hacer películas poniendo alas de mariposa sobre una película en blanco, sin ni siquiera obedecer los límites del fotograma, ya no era posible mantener impunemente la dicotomía tradicional. Fue entonces adoptado el término “experimental” para designar ese campo hasta entonces excluido del audiovisual. Pero lo curioso es que el “experimental” solo puede ser conceptualizado por su exclusión, por aquello que él tiene de atípico de no-patrón, por aquello, en fin, que no se define ni como documental, ni como ficción, situándose fuera de los modelos, formatos y géneros protocolares del audiovisual. El término fue adoptado con base en el uso que ya se hacía de él en el cine underground norte-americano a partir de finales de los años 1950. Antes, principalmente en los años 1920, se utilizaba el término avant-garde para designar propuestas de ese tipo. En el campo del video, el equivalente a cine experimental era el video-arte, que tenía horizontes y propuestas estéticas semejantes.

Naturalmente, el concepto de experimental envuelve más cosas que simples demarcaciones de una diferencia con relación a la producción audiovisual estandarizada. Como sugiere el propio nombre, el énfasis de este tipo de producciones está en la experiencia, en el sentido científico del descubrimiento de posibilidades nuevas. Jairo Ferreira (1986:27) prefiere hablar de cine de invención, “un cine interesado en nuevas formas para nuevas ideas, nuevos procesos narrativos para nuevas percepciones que conduzcan a lo inesperado, explorando nuevas áreas de consciencia, revelando nuevos horizontes de lo im/probable”. Otros como Sheldon Renan (1970:1) prefieren hablar de un cine subterráneo (underground), una explosión de estilos, formas y directrices cinematográficas”.

Encontrar las películas no fue una tarea fácil, en primer lugar por la dificultad de identificarlas como experimentales pues en muchos casos hasta sus propios directores no las estimaban como tal, como lo dije antes, esta categoría no ha sido considerada en Colombia, por lo tanto ha habido poca reflexión al respecto. En segundo lugar, por la dificultad de ubicarlas: algunas están en manos de sus directores, otras en la Fundación Patrimonio Fílmico, otras en manos de familiares de los directores fallecidos, otras en fundaciones privadas y una cantidad importante desaparecida. Y finalmente, la dificultad de encontrar una copia en algún sistema análogo o digital para su visualización y análisis.
Este proyecto de búsqueda, digitalización, sistematización y divulgación de la producción de cine experimental en Colombia, nos permitió recuperar una valiosa producción que guardaba piezas muy valiosas.

Los de “la Cueva”

volver arriba

“La Langosta Azul”, película del periodista, escritor y cineasta colombiano Álvaro Cepeda, es basada en una historia inédita de Gabriel García Márquez, nobel de literatura, 1982, con la ayuda de otros miembros del grupo La Cueva, de Barranquilla: Enrique Grau, Luís Vicens, Nereo López y Alejandro Obregón.

Fue grabada en las playas de Puerto Salgar, en Barranquilla, en el año 1954, en 16 mm, duración 29’, blanco y negro, silente.
La película trata de un agente secreto extranjero, llamado El Gringo, que investiga la presencia de radioactividad en unas langostas capturadas en un pueblo de pescadores del Caribe. Mientras el Gringo toma un descanso en el hotel, un gato le roba la langosta. Muy preocupado y angustiado El Gringo sale a las calles del pueblo en su búsqueda, mientras esto sucede, la cámara se dedica a realizar y presentar todo un reportaje que documenta el ambiente y la vida del pueblo.

La película mezcla dos elementos cinematográficos casi antagónicos, por un lado, la ficción científica a través de El Gringo que investiga la presencia de radioactividad en unas langostas, y por el otro, el documental directo a través de la vida cotidiana de los pescadores, que nos recuerdan a los personajes de Macondo , en la obra de García Márquez.

La película quedó cerca de cuarenta años sin ser exhibida porque fue realizada en película de 16 mm reversible, por lo tanto en copia única, sin negativo. Cada exhibición producía daños en la única matriz de la película. Finalmente, en 1990, un internegativo fue providenciado para una exhibición en Nueva York y la película pudo volver a la circulación.

También encontramos tres películas del barranquillero Luís Ernesto Arocha, miembro frecuente del grupo de la “la Cueva”, arquitecto de formación, quien junto con el pintor Enrique Grau descubrió su pasión por el cine en los años 1960. Arocha nos contó acerca de su aproximación al cine experimental: “En 1964 pasé un verano en Nueva York con el pintor Enrique Grau quien tenía un estudio. Fue un verano que nos inició en la pasión por el cine. En esos días comenzaba en Nueva York el movimiento de cine experimental. Las películas de Warhol, Brakhage, y otros eran exhibidas en las galerías del emergente Pop Art a escondidas de la policía que las perseguía por el contenido erótico, de películas como "Flaming Creatures" y "Scorpio Rising" de Kenneth Anger. Compré una cámara de 8 mm con zoom automático y filmé "La Pasión y Muerte de Marguerite Gautier", con Grau haciendo el papel de Greta Garbo como heroína de la "Traviata", hablando por teléfono en una gran cama con Baldoquino rojo que había en el estudio”.

Luego del verano con Grau, en Nueva York, Arocha realizó al menos cinco películas experimentales de las cuales hemos recuperado tres para esta investigación, “Las Ventanas de Salcedo” (1966), “Azilef” (1971) y “La Ópera del Mondongo” (1974). Las dos primeras obras se inscriben en el llamado cine de artistas, obras realizadas para ser exhibidas en galerías o museos. Y la “La Ópera del Mondongo” es un documental.

“Las Ventanas de Salcedo” fue realizada a partir de objetos escultóricos que cobran movimiento y un sentido erótico- político a partir de un montaje escenográfico con cajas, en cuyos interiores suceden acciones de amor, sexo, guerra. Los objetos utilizados fueron encontrados en el taller del artista conceptualista colombiano Bernardo Salcedo. Arocha comenta: En esta película no hubo guión, preconcebido, fue saliendo a medida que se filmaba, incluso durante el montaje, se hizo una referencia al sexo y a la violencia.

Por su parte Azilef (1970), que quiere decir Feliza al revés, fue inspirada en la obra de la artista colombiana Feliza Burztyn (1933-1982). En este corto Azilef es el nombre de un planeta en donde las esculturas de Burztyn, semejan satélites de chatarra plateada volando por un espacio abstracto.

Ya La Opera del Mondongo, un documental experimental, narrado por el popular locutor radial Marco Pérez, nos sumerge en el corazón de la fiesta del Carnaval de Barranquilla para hacer una aguda crítica social.

También en el marco de una exposición de Felisa Burstyn, en la Biblioteca Nacional de Colombia, Arocha participó con la proyección, en la fachada de la Biblioteca, del corto “Hoy Feliza”, realizado en 16 mm. Lo mismo que una proyección en el techo de esta institución, de otro corto, en 8 mm, según Arocha era un collage de recortes de películas de muchas fuentes, incluidas las suyas. Al parecer algunos pedazos tenían escenas eróticas o grotescas que provocaban el interés del público, sobre todo por ser proyectadas en una institución tan solemne como la Biblioteca Nacional de Colombia.

Enrique Grau (1920-2004), nació en Ciudad de Panamá, pero se radicó en Cartagena. Hizo parte del destacado grupo de “La Cueva”, en Barranquilla. Aparte de ser un prolifero pintor, dibujante, escultor, grabador y escenógrafo para teatro, se interesó por el cine experimental. Junto a Álvaro Cepeda Samudio, Luis Vicens y Gabriel García Márquez participó en la realización y actuó en la película La Langosta Azul, 1954. Dirigió también “George Sand o la Contradicción” (1964) y María (1965). Y junto a Luís Ernesto Arocha realizó, en Nueva York, “Pasión y Muerte de Margarita Gautier” (1964).

Pasión y Muerte de Margarita Gautier presenta tres delirantes versiones de la muerte de “la Dama de las Camelias”, de Alejandro Dumas. El personaje de Margarita Gautier es interpretado por el propio Grau travestido de Greta Garbo, (la Garbo era su personaje femenino preferido). Las secuencias de la muerte de Margarita Gautier fueron grabadas en un solo día, por Grau y Arocha quienes decidieron que cada uno haría su propia versión con el material grabado. La película de Arocha se perdió.

Caliwood

volver arriba

Carlos Mayolo y Luís Ospina son los fundadores del llamado Grupo de Calí o Caliwood. Importantes exponentes del “Nuevo Cine Latinoamericano” de los años 60 y 70 que planteaba una posición política crítica arraigada en ideas de izquierda. En “Agarrando pueblo, (los Vampiros de la Miseria)” Mayolo y Ospina hacen una fuerte crítica a la izquierda oportunista latinoamericana por la utilización de la miseria de sus pueblos como plataforma política para ganar premios y reconocimiento en festivales internacionales. Es una parodia que pone al desnudo la puesta en escena de los miserables en documentales de “Pornomiseria”, según un concepto de los realizadores, sin ninguna intención de profundizar en sus problemáticas.

En un período en donde aún no se hablaba ni de hibridismo, ni de pérdida de identificación de fronteras entre un género y otro, Mayolo y Ospina ya se estaban aventurando a explorar otras narrativas. “Agarrando Pueblo” es un metadocumental que reflexiona sobre el propio documental a través de la apropiación de los códigos y modelos del discurso cuestionando su propia objetividad.

Aunque Mayolo y Ospina se inscriben más en el género de cine de ficción y documental,\ ésta película es hoy en día considerada por los críticos y analista como una película experimental. El propio Ospina dice no haberla concebido como tal. (Ospina 2012, e-mail) “No sabría decirte cuándo fue que Agarrando Pueblo entró en la categoría de experimental. Pienso que nosotros no la planteamos como algo experimental cuando la hicimos ya que no existían precedentes aquí en Colombia. El primer museo que la tuvo entre su videoteca fue el Beaubourg. Pero ha sido parte de los 30 años de su realización que la película ha tenido una suerte de revival…..”

También durante sus estudios de cine en la Universidad de California (UCLA), de 1968 a 1972, Ospina realizó el corto “Autorretrato Dormido”, 1971, Super-8. Para este trabajo universitario Ospina puso la cámara frente a la cama, la programo de manera automática para que se activara cada 10 segundos y se acostó a dormir, así registro 10 horas en tiempo real mientras dormía. La película dura 3 minutos y no tiene texto ni música. La sinopsis de la película dice así:
“Todos sabemos que Andy Warhol hizo una película de más de cinco horas de un hombre durmiendo. Al verla me pregunté: ¿qué pasaría si a Warhol se le quitaran los "puntos muertos"? Por eso decidí filmarme diez horas con un obturador automático que tomaba un fotograma cada diez segundos para hacer, tal vez, la única película filmada por un hombre dormido”.

Los Torreros

volver arriba

Los torreros, eran un grupo de amigos que vivían en las Torres del Parque, edificios residenciales, ubicados al lado de la plaza de toros La Santa María de Bogotá: Luis Alberto Restrepo, Sergio García, Erwin Goguel, Luis Crump, Jorge Aldana, Martha Helena Restrepo, entre muchos otros.

Maletas: 1980, 16 mm, 6 min 30 seg, color, musicalizada sin diálogo, ciudad de realización: Boyacá-Colombia.

Maletas se basa en un sueño que tuvo Mauricio Valencia, a partir del cual escribió una historia corta: un hombre se sube a un bus intermunicipal, entrega su maleta el fogonero quien la deposita en la canasta metálica en el techo del bus. El pasajero abordo, se queda dormido y sueña con los personajes que ha visto a su alrededor dentro del bus antes de quedarse dormido, los cuales en el sueño conspiran entre sí para robarle la maleta. Al despertar, el personaje descubre que se trata de un sueño premonitorio porque su maleta se ha caído de la cesta metálica y queda abandonada en la carretera.
Maletas fue producida gracias a los ahorros de su realizador, Luis Alberto Restrepo, invertidos en dos rollos de película Kodak 16mm blanco y negro y gracias al apoyo del entonces joven productor de cine Erwin Goguel y su empresa “Mugre al Ojo” que aportó la cámara Arriflex y el dinero para el alquiler del bus y la alimentación de los actores y extras que participaron en el rodaje. Los actores principales pertenecían al grupo “Alisios en las Montañas” un grupo de teatro de ideología anarquista y contestaría cuyas actuaciones tenían como característica una gestualidad excesiva inspirada en el teatro de Becket, un manejo corporal derivado del teatro mimo, técnicas con las que construyen los personajes perturbadores y amenazantes que se aparecen en el sueño paranoide del personaje. Los extras eran amigos del barrio “Las Torres” que colaboraron desinteresadamente en un rodaje que duro un día.

Encontramos también películas de Sergio García: Hilo Caracol y Punto, Ciudad Perdida y Satanás aqui no entraras
De Carlos Gaviria y Erwin, Goguel, Amanecer de Patricia Restrepo, Momento de un Domingo y Por la Mañana