Adolfo samper y sus personajes


Don Amacise

Adolfo Samper es el primer historietista colombiano. Trabajó en medios impresos entre 1921 y 1965 como caricaturista político y dibujante. Desde el comienzo de su carrera produjo historietas cortas humorísticas sobre temas cotidianos en revistas como Cromos, Buen Humor y Mundo al Día. En 1924 empezó a publicar Mojicón, el primer personaje recurrente de la historieta nacional, en la contraportada de Mundo al Día. Sin embargo, Samper renegó de esta creación pues fue producto de la insistencia del editor que quería replicar el éxito de las tiras norteamericanas de la época. Así, en sus comienzos, Mojicón es una copia literal de los dibujos de Smitty, de Walter Berndt. El trabajo de Samper entonces consistía en adaptar los diálogos a la usanza de la Bogotá de la época. Con el tiempo, Samper desarrolló sus propios dibujos e historias aunque siempre mantuvo los personajes de Berndt.

En 1933, publicó unas pocas tiras de Las aventuras de Bambuco en El Tiempo, en las que experimentó con la narración gráfica silente. En la década de los cuarenta creó sus personajes más importantes y relevantes: Don Amacise y Misia Escopeta en el semanario Sábado. El primero es un tinterillo que se acomoda descaradamente a la coyuntura política del momento. Por sus viñetas desfilan las principales figuras de la política nacional e internacional. Esta será la más popular de sus invenciones: el semanario le dedica un artículo donde lo describe como el primer gran personaje de la historieta colombiana. Por su parte, Misia Escopeta, una solterona bogotana, es el personaje más costumbrista de Samper. A principios de los años cincuenta, el semanario le propuso a Samper saldar el pago por su trabajo con la publicación de una revista exclusivamente dedicada al cómic: Amacise. Sin embargo, la revista estuvo en circulación poco más de un año.

Por otro lado, en Batalla, crea dos historietas importantes: Godofredo Cascarrabias y Arcadia conservadora. Ambas historietas son una crítica directa al conservatismo y son los primeros ejemplos de historieta de corte más político.

En 1948 crea el personaje Polín, una especie de continuación de Mojicón para el diario El Tiempo. Esta historieta acompaña la sección infantil del periódico.

En los años setenta decide retirar su pluma para dedicarse de lleno a la docencia. Luego de décadas de trabajo gráfico, considera que el dinero que recibe no se compadece con su trabajo.

Esta es la primera tira de <i>Mojicón</i> que apareció en <i>Mundo al Día</i>.<br/> Es clave el recurso de utilizar el lenguaje bogotano de la época. La tira es copiada cuadro por cuadro del primer <i>Smitty</i> dominical <br/>publicado en septiembre 9 de 1923 (<i>Mundo al Día</i>, febrero 19 de 1924).
Las primeras tiras de <i>Mojicón</i> eran copias casi exactas de las ediciones <br/>dominicales de <i>Smitty</i> del caricaturista estadounidense Walter Berndt. Con el tiempo aparecen copias de personajes de otras tiras <br/>como Walter Wallet de <i>Gasoline Alley</i> del historietista Frank King (<i>Chicago Sunday Tribune</i>, septiembre 9 de 1923).
Por momentos, Samper se anima a liberarse de sus fuentes y <br/>produce episodios mucho más auténticos aunque siempre mantiene el principio de no firmar ninguna de las tiras.<br/> En este caso, inventa una hermana mayor para Mojicón (<i>Mundo al Día</i>, septiembre 20 de 1924).
Para recibir el año nuevo, en 1930, aparece un capítulo especial de <i>Mojicón</i> <br/>que tiene varias particularidades: está firmado por H. Manrique (el editor del diario era Arturo Manrique, conocido como Don Kiosko) <br/>y es la primera historieta colombiana impresa a color (<i>Mundo al día</i>, enero 4 de 1930).
Cuando <i>Mundo al Día</i> entró en declive, Samper comenzó a trabajar para <i>El Tiempo</i>. <br/>Además de las caricaturas, produjo la tira silente <i>Aventuras de Bambuco</i> que se publicaba alternada con <i>Las aventuras de Adamson</i> <br/>del historietista sueco Oscar Jacobsson (<i>El Tiempo</i>, abril 5 de 1933).
En 1943, Samper publica varias historietas cortas en el semanario <i>Sábado</i>. <br/>En 1944 estrena <i>Don Amacise</i>, un bogotano que cambia de simpatías políticas de acuerdo a las coyunturas del poder.<br/> Este será el personaje más importante de Samper (<i>Sábado</i>, primero de enero de 1944).
En <i>Batalla</i>, un semanario editado por la dirección liberal, Samper publica <i>Godofredo Cascarrabias</i>, <br/>una caricatura de un conservador a ultranza quien, junto a su fiel interlocutor,<br/> critica todo lo que se le cruza (<i>Batalla</i>, diciembre 29 de 1944).
Otra de las historietas de Samper publicadas en <i>Batalla</i> es <i>Arcadia conservadora</i>, <br/>una tira en la que cada viñeta representa una escena en la que se critica abiertamente al conservatismo.<br/> Se trata de la primera historieta política (<i>Batalla</i>, enero 12 de 1945).
Samper también creó a <i>Misia Escopeta</i>, su personaje de corte más costumbrista. <br/>Se trata de una bogotana solterona que alcanzó mucha popularidad (<i>Sábado</i>, mayo 4 de 1946).
En 1948, Samper vuelve a trabajar en <i>El Tiempo</i> y crea <i>Polín</i>, <br/>un regreso a la historieta infantil que fue presentado como el nuevo <i>Mojicón</i>.<br/> Esta tira fue el principal atractivo de la sección infantil que solo duró unos pocos meses (<i>El Tiempo</i>, enero 30 de 1948).