Mis primeros Pasos hacia la lectura

-Vamos a cazar un oso,

Uno oso peludo y furioso.

¿Quién le teme al oso? ¡Nadie!

Aquí no hay ningún miedoso.

 Todos los días a mitad de la mañana durante un mes aparecían  en la puerta de la biblioteca el grupo de niños a  quienes   les correspondía  la jornada  del programa  “Mis primeros pasos hacia la lectura”; una iniciativa de promoción de lectura dirigida a los niños de los hogares infantiles del municipio de Condoto.

Tímidamente se acercaban  a la sala infantil con la sorpresa de encontrar  un espacio hecho a su medida;  los pequeños sofás, sillas y mesas   multicolores resultaban  muy atractivos  para ellos  y las expresiones de sorpresa  no se hacían  esperar.

-¿Dónde  estamos?- pregunta Esperanza la bibliotecaria  y ellos a media lengua responden –En la biblioteca- . Estamos en la biblioteca y ellos lo saben bien, saben también que en la biblioteca hay muchos libros  y pronto se enteran que en ella también hay  un espacio para ellos, y aun siendo niños muy pequeños la biblioteca  también es divertida o en palabras de un niño de cuatro años “La biblioteca es Genial”. Durante hora y media  los cantos, los juguetes   y los libros  se mesclan con la intención de hacer de  estos últimos   parte de la vida cotidiana e igual de divertidos  que los juguetes.

Iniciamos  con una canción de bienvenida, el clásico “como están amiguitos como están” y luego desarrollamos la jornada. Primero   tienen un tiempo para que miren los libros, los intercambien e imaginen las historias que hay dentro de ellos, luego los sentamos  alrededor de la persona que les leerá un cuento y cantamos con la intención de lograr silencio,  “este dedito saltarín da la vuelta y hace shiiiiiiiiiiii”;   así  empezamos la lectura, una lectura que no es pasiva  pues son los niños los encargados de ayudarnos a hacer los sonidos  y a cantar los estribillos repetitivos;  atentos y  mirando  intermitentemente los dibujos del libro  vamos  perdiéndonos juntos en la historia hasta que la frase “Colorín colorado, este cuento se ha acabado ”  nos anuncia su final.

Terminada la primera lectura en voz alta vienen  los cantos individuales y grupales, un rato libre con los libros  y algunos minutos de juego,  finalmente hacemos la lectura de otro cuento  y nos despedimos contando “Gracias muchas gracias muchísimas gracias , gracias muchas gracias muchísimas gracias …..graciasssssssss”  concluyendo así la visita  de otro grupo de pequeños.

Se atendieron durante el desarrollo del programa  cerca de  300 niños  entre los 2 y 5 años pertenecientes  cinco hogares infantiles del municipio  de Condoto; todas las mañanas entre el 23 de octubre y el   17 de noviembre fueron dedicadas a los más pequeños y entre sus risas y algarabía  aportamos en la construcción de una biblioteca viva llena de voces, canciones e historias.

Acerca de Ana María Medina Suárez

Estudiante de Comunicación Social - Periodismo en la Universidad del Tolima. Pasante de la Red Nacional de Bibliotecas en la Biblioteca Publica Municipal Isaac Sanchez Palau
Esta entrada fue publicada en Bitácora y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete − = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>